lunes, 10 de septiembre de 2012

La historia corta de septiembre: Dedicadas a Eduardo Galeno (I)

Historias diminutas, primorosas, como a traves del ojo de la cerradura de la realidad. Que nos recuerdan al estilo de Eduardo Galeano. Seccion por tanto nueva en el blog, con capitulo primero.


DEDICADAS A EDUARDO GALEANO,
o historias contadas a las doce de la noche, justo cuando no dan ganas de levantarse y apuntarlas.

1

Un día la serpiente se tumbó a descansar. Y se quedó allí, al sol, durmiendo todo lo larga que era.

Entonces llegó una niña, que iba caminando alegremente por el prado. Vio entonces sobre al hierba una cuerda muy larga, bien estirada; la cogió casi de los extremos, la curvó, y se puso a jugar a la comba con ella.

La serpiente se deja hacer: ha decidido no hacerle nada. Ya está harta de que la gente tenga miedo de ella; por una vez, quiere hacer feliz a los demás.

La niña sonríe, y procura no doblar mucho la cuerda cuando salta. No le gusta hacer daño a los animales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario